Bajo la Pestaña "SOCIEDAD" vaya a la página "Árboles Emblemáticos de Venezuela" para tener acceso a los enlaces al libro en línea o al archivo en PDF. +++ +++ Bajo la Pestaña "SOCIEDAD" vaya a la página "Árboles Emblemáticos de Venezuela" para tener acceso a los enlaces al libro en línea o al archivo en PDF. +++ +++ Bajo la Pestaña "SOCIEDAD" vaya a la página "Árboles Emblemáticos de Venezuela" para tener acceso a los enlaces al libro en línea o al archivo en PDF.

Galería de Luis Gerardo González Bruzual




Observador nato y fotógrafo de aves de litorales y humedales, Luis Gerardo González Bruzual comunica a través de imágenes la necesidad de conservar los ecosistemas costeros y sus habitantes. 

 

 

La isla de Margarita se encuentra enclavada en una posición que pudiéramos denominar privilegiada para la ornitología, no solamente venezolana, si no también para todas las aves que se mueven durante los procesos de migración desde la tundra Neártica y que, posteriormente, al utilizar sus rutas de vuelo, por la presencia de los grandes complejos lagunares de manglares que rodean a la entidad insular, estas aves playeras la utilizan como sitio de parada, para continuar con sus largos y agobiantes viajes hacia las regiones del polo sur, en los cuales pueden llegar a recorrer más de 16,000 km.

Por eso mi colega el ornitólogo y ecólogo Gedio Marín Espinoza define en sus escritos a la isla como "un punto caliente en el Caribe", y esto es muy cierto, la isla de Margarita tiene lugares importantísimos como:  Punta de Mangle,  Laguna del Morro, Laguna de Punta de Piedra, Boca de Raya Los Portillos, La Restinga, Las Marites, Los Cerritos, etc., en esta zona acuática-marina y costera. En mi más reciente trabajo, La Guía Fotográfica de los Playeros de la isla de Margarita, se recopila más del 80% de la totalidad de las aves playeras de Venezuela.

En las áreas señaladas anteriormente, hemos podido encontrar más de 18 nuevos registros de aves para el estado Nueva Esparta, e incluso el registro fotográfico y primer avistamiento de una nueva especie de ave migratoria para Venezuela, la cual había sido reportada solamente en una oportunidad para toda Suramérica, su nombre científico es Limnodromus scolopaceus.

La isla también presenta una zona xerofítica rica en endemismos y es bueno que aclaremos, que un endemismo es: un organismo viviente, que solamente lo vamos a conseguir en esa ubicación geográfica y es único en todo el planeta. 

De allí la importancia de la biodiversidad de la isla de Margarita, al tener, por ejemplo, en el parque Cerro Copei que toma su nombre del árbol más abundante del género Clusia, que de las 64 especies de aves existentes en esta montaña, que tiene una altura cercana a los 900 mts, cuatro especies son endémicas.

Pero contrastando con el parque nacional Cerro Copey, que durante todo el año luce como una montaña verde, por su densa cobertura vegetal, gracias a la influencia de los vientos alisios, los cuales aportan a su exuberante vegetación un clima húmedo, también, en la isla tenemos  áreas xerofíticas que son asiento de aves endémicas.

Una de esas áreas xerofíticas es, por ejemplo, la  Península de Macanao, la cual es simple y llanamente península por la unión de la barra de la Restinga, porque si ésta no existiera, tendríamos dos islas y seguramente el estado Nueva Esparta estaría configurado por las islas de Margarita, Macanao, Coche y Cubagua.

En la Península de Macanao, nos podemos conseguir con una gran cantidad de endemismos especialmente de aves, las cuales son exclusivas de la isla, por ejemplo: el Turpial, el Cardenal Coriano o Guayamate, la cotorra cabeza amarilla, la reinita, el perico cara sucia, el Ñángaro, que al igual que la cotorra cabeza amarilla se encuentra en peligro de extinción, el Gonzalito o pespes, el colibrí o chirito de la virgen.

Algunas de estas aves podemos verla en todo su esplendor, en esta galería que ofrecemos a todos nuestros usuarios para incentivar el amor por la naturaleza y en especial por la ornitología venezolana. Más belleza Dios no le pudo brindar junto con la Virgen del Valle a la madre naturaleza y en especial a la isla de las perlas.

 

Luis Gerardo González Bruzual. Nació en Cumaná a los 10 años comienza a formarse como fotógrafo y naturalista, como él lo manifiesta: "soy ante todo un profesional del difícil arte de la fotografía". Cursó estudios de biología en la Universidad de Oriente, núcleo de Sucre y obtuvo el grado de comunicador social en la mención audiovisual, distinguido, en la Universidad Central de Venezuela, Caracas. Ha realizado cursos y estudios en el área de conservación de litorales marinos costeros y conservación de manglares. Actualmente realiza maestría en Medio Ambiente y Ecología, becado por la Escuela Europea de Dirección de Empresas, bajo la tutela de la Universidad Complutense de Madrid.  Siempre ha concatenado su trabajo periodístico con la defensa de la naturaleza y en especial con la fotografía de medio ambiente. 

Ha publicado numerosos artículos en revistas científicas, tanto internacionales como nacionales, ha asistido a diversos congresos y ha sido galardonado por la publicación de sus imágenes y trabajos en variadas oportunidades.

Se ha especializado como "observador" del peculiar comportamiento de las aves, y captura sus imagenes, logrando además, con sencillez, describírnoslas y casi siempre incluyendo en su mensaje parte de la etología de estos organismos con la intención de que pueda ser  transferida a los seres humanos, para así desarrollar un mejor comportamiento ante el medio y la comunidad. Así, de esta manera, nos muestra toda la belleza de las aves, al tiempo que revela su inquietud y el  apasionamiento por la ornitología y la sociedad en la que vivimos. 

Luis Gerardo González Bruzual

Biólogo, UDO, Comunicador Social, UCV. Fotografo de naturaleza
top