Bajo la Pestaña "SOCIEDAD" vaya a la página "Árboles Emblemáticos de Venezuela" para tener acceso a los enlaces al libro en línea o al archivo en PDF. +++ +++ Bajo la Pestaña "SOCIEDAD" vaya a la página "Árboles Emblemáticos de Venezuela" para tener acceso a los enlaces al libro en línea o al archivo en PDF. +++ +++ Bajo la Pestaña "SOCIEDAD" vaya a la página "Árboles Emblemáticos de Venezuela" para tener acceso a los enlaces al libro en línea o al archivo en PDF.

Carlos escribe sobre sus encuentros con seres de la naturaleza tropical y relata observaciones científicas y leyendas, fundiendo la imaginación humana con la naturaleza.

La mayoría de los murciélagos no chupan sangre.


 

Según Omar Linares, autor del libro "Mamíferos de Venezuela", los Quirópteros o murciélagos están representados en al país por 10 familias 57 géneros y unas 154 especies.

Omar relata que tienen una alimentación asombrosamente variada: y muchas veces especializada, la cual abarca desde insectos, artrópodos, vertebrados pequeños (ranas, lagartos y micro mamíferos), peces, frutas, polen y hasta sangre.

Es precisamente a ese hecho al que nos referiremos en esta
oportunidad, ya que la fauna de quirópteros de la Reserva Ecológica Privada Guáquira ha sido estudiada

por la Dra. Marjorie Machado y ya se han registrado más de treinta especies en las zonas boscosas bajas de la hacienda.

Según John Kricher en su tratado "A Neotropical Companion", los murciélagos primitivos eran básicamente insectívoros. 

En el curso de la evolución del grupo, las especies se han diferenciado en diversos aspectos de su vida y ecología, pero lo relativo a la especialización en determinados tipos de alimento es notorio y conforma una fuente de investigación de ecología evolutiva del mayor interés.

Radiación adaptativa y hábitos alimenticios de los murciélagos en Venezuela

La radiación adaptativa durante el curso de la evolución del grupo, dio lugar con el tiempo a especialidades gastronómicas. Hoy día hay murciélagos que se especializan en alimentarse en base a distintos rubros. Los hay insectívoros como los más primitivos que originaron el grupo, pero también los hay carnívoros, frugívoros, piscívoros, nectarívoros y hematófagos. Algunas especies combinan varios de estos rubros, como por ejemplo insectos y frutos, distintas clases de invertebrados o de vertebrados.

Por supuesto, la cosa no queda sólo en qué alimento come cada cual, sino en las asombrosas adaptaciones que han desarrollado para poder satisfacer dichos gustos gastronómicos.

El asunto es que para comer pescado hay que saber pescar, rasgando la superficie del agua con las garras de las patas posteriores mientras que las otras, provistas de membranas, le ayudan a volar a gran velocidad; y para comer carne hay que saber cazar y ser avezado cazador y sorprender a la presa; igual que para cortar la piel de un mamífero o de un ave y chupar la sangre que mana -sin que la víctima lo perciba- hay que tener las mañas y adaptaciones del vampiro común, Desmodus rotundus, que hasta es capaz de caminar para poder acercarse sigilosamente a sus presas; igual que si hay que alimentarse del néctar o el polen de las flores hay que poder reconocerlas y hasta verlas de noche y tener una lengua larga, especializada en hurgar sus corolas; o si se trata de comer frutos en la oscuridad, pues, tener buen olfato, para ubicar donde están los nísperos, el lechoso, las guanábanas, los mangos, los plátanos o los cambures.

Pueda que los murciélagos llamen la atención del público porque las tres únicas especies de vampiro conocidas producen terror o reserva en el humano.

Sin embargo, apenas una de ellas realmente tiene afición por sangre de mamíferos ya que las otras dos parecen preferir la de aves y reptiles. 

Sin embargo no podemos dejar de lado y olvidar que los nectarívoros polinizan las flores de las plantas y ayudan en su
reproducción, así como tampoco olvidar que los que comen frutas usan solo la pulpa como alimento y dispersan las semillas, o que los que son insectívoros son los que controlan las plagas de las cosechas, o de roedores que también suelen ser plagas en el campo y hasta en las casas de los humanos. Generalmente, los que comen frutas también comen insectos de manera que, a pesar de comerse algunos de nuestros mangos, no solo comen las frutas sino también insectos que pudieran ser un problema agrícola. Los que comen peces no parecieran importunarnos mucho, pero no dejan de ser unas asombrosas e ingeniosas máquinas biológicas pescadoras de superficie. Con todo, cada uno de estos gustos por el alimento trae consigo adaptaciones anatómicas, fisiológicas y de comportamiento que asombran al científico más avezado y le tientan a investigar más.

Para más goce de quien se interese en las cosas de la naturaleza, debemos decir que los murciélagos son los únicos mamíferos que vuelan por si solos, y que se adelantaron varios millones de años a Da Vinci, los hermanos Wright y a Von Brown en el arte de surcar los aires a voluntad.

Y… todo esto sin hablar del vampiro de las películas, el famoso Conde Drácula de Transilvania,  cuyos gustos gastronómicos van siempre acompañados de bocados de belleza  femenina para hacer todo más dramático, agradable y placentero a la vez. CRB.

top