Bajo la Pestaña "SOCIEDAD" vaya a la página "Árboles Emblemáticos de Venezuela" para tener acceso a los enlaces al libro en línea o al archivo en PDF. +++ +++ Bajo la Pestaña "SOCIEDAD" vaya a la página "Árboles Emblemáticos de Venezuela" para tener acceso a los enlaces al libro en línea o al archivo en PDF. +++ +++ Bajo la Pestaña "SOCIEDAD" vaya a la página "Árboles Emblemáticos de Venezuela" para tener acceso a los enlaces al libro en línea o al archivo en PDF.

El camarón duende, un crustáceo de agua dulce con potencial para la acuicultura


En honor al profesor Guido Pereira pionero en el estudio de estos organismos en Venezuela «Por las curvas de San Pablo casi llegando a Carora…» en un paisaje de lomas bajas y redondeadas, viven unos pequeños camarones llamados «camarones duendes»

 

«Por las curvas de San Pablo casi llegando a Carora…» como dice la canción  «Los dos gavilanes» del grupo Carota Ñema y Tajá, en un paisaje de lomas bajas y redondeadas, viven unos pequeños camarones llamados «camarones duendes» cuyo representante más conocido es la Artemia sp., por lo cual también son conocidos como «artemias de agua dulce». Estos organismos poseen un gran potencial para la acuicultura de agua dulce pudiendo emplearse como alimento vivo o congelado en acuicultura y también revisten interés para la acuariofilia.

Hábitat

Viven en pozos o charcas temporales que se llenan por acumulación de agua de lluvia; en depresiones del terreno donde predominan arcillas impermeables, estas charcas pueden persistir por varios meses.  En Venezuela son encontrados en zonas semiáridas, en la región de los llanos centrales y occidentales, en la región nororiental en particular en la isla de Margarita, y en el occidente de Venezuela, en las lomas de Carora de la formación Lara-Falcón, en el Zulia y en la península de Paraguaná.

Curioso ciclo de vida

Los camarones duendes poseen sexos separados y muestran un ciclo de vida de corta duración, en el cual pasan semanas o meses en la charca mientras transcurre su crecimiento y reproducción, para luego perecer ante la inminente evaporación del agua. Antes que esto ocurra, ponen diminutos huevos que se almacenan en un saco —ovisaco— que portan las hembras en su vientre. Previo a su muerte, la hembra libera cientos de éstos al agua circundante. Los huevos pueden resistir la total ausencia de humedad, ya que el embrión pasa a un estado de latencia o  suspensión del desarrollo, por lo que son llamados huevos de resistencia o quistes.

Luego de este periodo de descanso, cuando aparecen las lluvias, muchos quistes disparan su actividad nuevamente y prosigue el desarrollo embrionario; al pasar unos días se completa su desarrollo y el embrión rompe la cubierta protectora o corion, para dar paso a una larva nauplio que nada libremente. Esto coincide con el momento cuando el pozo se ha llenado con suficiente agua, que florece la vida con diminutos camarones duendes y otros fascinantes invertebrados que comparten este particular hábitat acuático. Los camarones duende se alimentan filtrando el agua a través de sus branquias; su dieta consiste principalmente en algas unicelulares, bacterias y ciliados. 

Clasificación taxonómica y especies encontradas en Venezuela

Los camarones duendes pertenecen al orden Anostraca que quiere decir sin concha, poseen ojos pedunculados y los apéndices del cuerpo están adaptados para la respiración (poseen branquias), para la alimentación (filtración de partículas) y también funcionan para la natación. 

Son considerados un grupo primitivo dentro de los crustáceos, sus primeros representantes aparecieron antes del devónico.

En Venezuela, durante la década de los ochenta, hubo un avance significativo en el conocimiento de este grupo, describiéndose tres nuevas especies para la ciencia. Esto fue realizado por el Dr. Guido Pereira a quien dedico este artículo, pues fue un carcinólogo venezolano de reconocida trayectoria, quien además describió otras especies de crustáceos venezolanas, en particular de camarones de agua dulce  del orden Decapoda.  

Hasta el presente se conocen seis especies del orden Anostraca en el país, agrupadas en tres géneros. Uno de éstos habita en zonas hipersalinas, la famosa Artemia salina encontrada en las salinas de Las Cumaraguas y en Araya; los otros dos, Dendrocephalus y Thamnocephalus, el primero incluye a cuatro especies y el segundo solo una, todos viven en charcas temporales formadas por acumulación de agua de lluvia.

Versatilidad

Este curioso camarón que tolera condiciones ambientales extremas mientras permanece en fase de huevo de resistencia y en la etapa de adulto tolera altas densidades de individuos, representa un recurso atractivo para ser empleado en acuicultura, dado que los huevos pueden almacenarse al vacío y están disponibles al momento requerido para su uso. En particular el género Artemia se comercializa en forma de huevos de resistencia para servir de alimento vivo en acuicultura o acuariofilia, siendo una especie comercializada a escala mundial para la alimentación de especies marinas o estuarinas. Es conocido en países del norte de África el empleo  de las artemias de agua dulce como alimento vivo en forma de larvas para juveniles de peces de agua dulce como la tilapia. Asimismo, al ser organismos filtradores se han empleado para ayudar a recuperar aguas residuales.

En un futuro próximo

En Venezuela, se ha iniciado la investigación en este grupo, dando los primeros pasos que evalúan aspectos sobre el cultivo en condiciones de laboratorio. Debe continuarse avanzando en este sentido, en búsqueda de progresar hacia su cultivo a mediana escala, pensando en el aumento de la eficiencia de crecimiento y sobrevivencia de los alevines de peces como la cachama. Por otro lado debemos conservar sus hábitats y así preservar el acervo genético de nuestra diversidad biológica. Todo esto con la finalidad de contribuir a diversificar la producción de alimento a través del desarrollo de biotecnologías que involucren especies propias. Para esto se requieren generar protocolos de cultivo específicos para las especies venezolanas. Hay científicos en el país que poseen los conocimientos necesarios para iniciar estos procesos. El camino está abierto para adentrarnos en los avances que demanda Venezuela, solo falta recorrerlo.

 

Referencias

López, B. (1998) Algunos aspectos de las poblaciones de Thamnocephalus venezuelensis (CRUSTACEA: ANOSTRACA: THAMNOCEPHALIDAE) en condiciones naturales y de cultivo en condiciones de laboratorio. Trabajo de Grado de Maestría. Facultad de Ciencias. Universidad Central de Venezuela. 118 pp.

 

Pereira, G. & M.E. de Pereira. (1983) Contribución al conocimiento de Anostraca y Notostraca de Venezuela (CRUSTACEA BRANCHIOPODA) con una clave para su identificación. Acta Científica Venezolana 34:(1):34-38.

López, B. & G. Pereira. 2004. Larval development and biometry of cysts in Thamnocephalus venezuelensis Belk & Pereira, 1982 (Anostraca). Nauplius 12(1): 11-20.

 

 

top